Los cereales y el hombre


Cereal, es una palabra derivada de Ceres, una de las divinidades de la mitología Romana, correspondiente a la diosa de la agricultura. Desde la mitología Griega, proviene de la diosa Demeter, diosa de los granos y la cosecha. Pasaron los siglos, y hoy nos sorprende que en nuestros días, en nuestro noroeste, tengamos la Fiesta de la Pacha Mama, rindiendo honores a la madre tierra por los frutos que nos brinda.

En la antigüedad, los cereales, identificaban las distintas regiones y culturas del planeta, es así, que Babilonia, Egipto, Roma, Grecia y lo que hoy conocemos como Europa, se cultivaba el trigo, la cebada, el centeno y la avena. De la India, Japón y China el arroz. De nuestros pueblos precolombinos Americanos, el maíz.

Recorriendo la historia del hombre, encontramos que los cereales fueron durante siglos, la base de la alimentación de la humanidad. Con ellos se alimentaban los musculosos guerreros y gladiadores, las bellas y esbeltas figuras femeninas de los imperios romanos y griegos, de donde se rescatan las imágenes más bellas de la feminidad.

Centeno


Todos comían cereales y la forma más tradicional y común de consumirlos era a través del pan, el arroz y algunas formas de pastas. Siglos después, el mismo hombre gracias a sus intereses económicos y en nombre del progreso, convirtieron a estos mismos alimentos en enemigos del hombre.

Comparando el pasado y el presente, nos podemos preguntar porque, mientras un gladiador con su cuerpo musculoso y fibroso, como la moda de hoy, lo lograba alimentándose con cereales en vez de anabólicos y/o químicos que inflan los músculos como un globo. Idéntica reflexión podemos hacer.

 Con respecto a las mujeres, que en la antigüedad su figura esbelta no era sinónimo de anorexia o bulimia, como lo es hoy, desgraciadamente.

Esta marcada diferencia, debería hacernos reflexionar, si el hoy llamado progreso, fue tal. Simplemente comparemos un producto, la harina.

Gracias al progreso se comenzó a refinar el grano de trigo, a obtener por ello más derivados y mejor rendimiento. Esto trajo aparejado que la harina pierda sus cualidades nutritivas al eliminar su salvado.

Maíz


Mientras hoy todos sabemos que los integrales mantienen todas sus características nutricionales. Los cereales, son alimentos compuestos por carbohidratos, vitaminas del grupo B, sales minerales, proteínas y fibras que se combinan muy bien con las de origen animal y excelentemente, con las de legumbres.

Nadie como nuestras abuelas para combinar estos alimentos, básicamente por intuición, en los deliciosos guisados, con los que perfumaban la casa y reconfortaban a la familia después de una dura jornada de trabajo.

Mijo


Es importante recordar que algunos cereales, como el centeno, trigo, cebada y avena, ricos en gluten, no deben ser consumidos por enfermos celiacos, ni bebes.

Importante es destacar que las calorías suministradas por los cereales engordan menos y satisfacen más, que otras. Razón por la cual, los cereales, en su forma más tradicional, que son las pastas, forman parte de la dieta de los deportistas de hoy como lo hacían los primeros atletas del antiguo mundo.